Dios o la religión: ¿cuál es el culpable?

Mi amigo Casper Rigsby recientemente escribió una entrada de blog que incita a la reflexión: “Perdón por la inconveniencia”. En el artículo él analiza la visión deísta de Dios y sugiere que no causa ningún daño. Los deístas son personas que creen que el universo fue creado por un Dios consciente, pero no se apegan a otras creencias religiosas y no creen que Dios siga desempeñando un papel activo en el universo.

Según Casper, "mi opinión sobre Dios es que Dios es irrelevante". En otras palabras, Dios no es el problema. El problema para Casper es la cantidad de dogma añadido que acompaña las creencias religiosas. Por lo tanto, Casper sostiene que nuestro enfoque como activistas ateos debería estar en derribar la religión y el dogma en lugar de abordar la cuestión de Dios en sí.

En mi opinión, el Islam, el Cristianismo y cualquier otra religión del mundo no es el tema principal. Es Dios, o el concepto de Dios, donde se encuentra la raíz de todo esto. La creencia en Dios abre la puerta al dogma ya que permite a la gente pensar de manera ilógica y aceptar premisas irracionales.

Casper me dijo una vez que "incluso ofrecer que la idea de Dios tiene alguna relevancia para la humanidad da demasiada plataforma a la idea. Dios no existe, por lo que sabemos, y ya que nunca ha hecho nada, no es el problema y no merece atención. La religión es el problema".

En ese momento yo respondí que Dios no existe, pero el concepto de que Dios sí. Y ese concepto sigue causando mucho daño.

"Aquellos que pueden hacerte creer absurdos, pueden hacerte cometer atrocidades" - Voltaire

Si se acepta que 2+2=5, dada esta premisa, podría ser lógico concluir que 2+3=6. Los argumentos válidos con premisas falsas conducen a conclusiones falsas. Cuando usted es capaz de convencer a la gente de una premisa sin prueba alguna, puede continuar con muchas otras más.

Golpeando el corazón de la Hidra

Analizando cuidadosamente el tema, me he dado cuenta de que el culpable subyacente no es ni Dios ni la religión. El verdadero problema es la credulidad. La humanidad siempre se ha visto afectada por la maldición de aceptar afirmaciones supersticiosas y dogmáticas sin una sola prueba. Este hábito es responsable de las opiniones dogmáticas del mundo sobre todo, desde la religión a la pseudociencia, incluidas las peligrosas conductas médicas de la homeopatía, la curación por la fe y la resistencia a las vacunas. Todas estas creencias son infundadas, costosas y peligrosas.

Sin embargo, la mayor de todas las supersticiones es la idea misma de Dios. Ninguna otra proclamación puede igualar la influencia e importancia de Dios en nuestro mundo, hoy y a lo largo de la historia. Esto es precisamente lo que hace a Dios la más peligrosa de todas las supersticiones; es una creencia tan amplia y fervientemente sostenida que tiene una influencia tanto poderosa como peligrosa sobre las vidas de millones de personas.

Donate to Atheist Republic

Al mismo tiempo, Dios es sólo un síntoma del problema mayor de la credulidad y la superstición. Aceptar una hipótesis sin pruebas o mantener una creencia que permite a uno ser estafado es el problema de fondo.

El escepticismo es nuestra arma más grande

Estoy de acuerdo en que el paso de la religión dogmática a las creencias deístas es una mejora importante, pero el cambio en el pensamiento no debe detenerse ahí. Pasar del deísta al ateo es un progreso aún mayor. Por cuenta propia, un deísta y sus creencias no son perjudiciales para los demás. Simplemente creer en un Dios no plantea los mismos peligros que la religión dogmática; sin embargo, un deísta sigue creyendo en algo sin pruebas, lo que permite más de esa credulidad.

Alguna vez utilicé la metáfora de la religión como flores venenosas que crecen en un árbol de Dios, con raíces en la credulidad. Si solamente cortas las flores, volverán a crecer. Cortar todo el árbol resulta mucho más eficaz.

Sigo creyendo que esto es cierto, pero también creo que ahora que se necesita todo tipo de enfoques para vencer el cáncer social de la religión. No podemos limitarnos a una discusión sobre Dios, religión, el dogma o la superstición. Todas y cada una de estas discusiones son valiosas y tienen un lugar en nuestros esfuerzos.

Mi propio punto de centrarse en Dios puede ser debido a mi camino personal hacia el ateísmo. Cuando yo era musulmán, no me aparté de Islam a causa de fallos en la religión. En mi mente en ese momento, cualquier problema que otros encontraban con el Islam se debía a que esos críticos arrogantemente creían que podían entender la mente de Dios todopoderoso. Seguramente, pensé, Dios tiene una buena razón para sus mandamientos; nosotros los simples humanos no deberíamos esperar entender.

Lo que comenzó mis dudas fue eventualmente darme cuenta que no tenía absolutamente ninguna razón para creer en Dios. Mis creencias de toda la vida no se apoyaban en pruebas. Esto me llevó a la caza desesperada de evidencias o un razonamiento lógico sobre Dios para que yo pudiera validar mis propias creencias. Cuando esta búsqueda fracasó, de mala gana acepté mi ateísmo. No había otra elección racional.

Esto inició otro proceso en mi mente, me hizo escéptico hacia otras cosas. Sometí otras creencias fuertemente arraigadas a los mismos rigores de la prueba, y encontré esta práctica muy útil en mi vida.

Para mí, y para muchas otras personas, el primer paso para acercarse al mundo con escepticismo es darse cuenta de que nuestra creencia más querida y celebrada no es más que una afirmación sin fundamento, sin algo que se pueda considerar evidencia que le respalde. Y para la mayoría de la gente, esa creencia es Dios.

If you like our posts, subscribe to the Atheist Republic newsletter to get exclusive content delivered weekly to your inbox.

Click Here to Subscribe

Donating = Loving

Heart Icon

Bringing you atheist articles and building active godless communities takes hundreds of hours and resources each month. If you find any joy or stimulation at Atheist Republic, please consider becoming a Supporting Member with a recurring monthly donation of your choosing, between a cup of tea and a good dinner.

Or make a one-time donation in any amount.